El Centro Educativo Estático

El “Informe Delors” (1996,162) realizado por la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI de la UNESCO, expresaba ya con toda claridad que:
“Para mejorar la calidad de la educación hay que empezar por cambiar la contratación, la formación, la situación social y las condiciones de trabajo personal, porque éste no podrá responder a lo que de él se espera s no posee los conocimientos y las competencias, las cualidades personales, las posibilidades profesionales y la motivación que se requiere”
Por otra parte, Escudero (1998,12) afirmaba “se está reclamando una profunda reestructuración de los sistemas escolares, y la mejora de éstos ha de incluir necesariamente una profunda revisión y reconstrucción de la profesión docente”.

Imagen extraída de Doka
A pesar de existir cierta tendencia a la transformación, en la actualidad, son todavía muchos los centros educativos que permanecen anclados en una cultura organizativa escolar estática, de cierta influencia taylorista (Martín-Cerrillo, 2010:27),en parte también, condicionados por la evaluación de los sistemas educativos centrada en conocimientos tradicionales donde apenas se tienen en cuenta los procesos cognitivos, destrezas y habilidades en sus objetivos educativos.
Posch (1996 pp.97-98) explica muy bien las características de un centro con una cultura estática:
El conocimiento a impartir está predefinido: bien sea mediante la existencia de un currículum oficial, de libros de texto, etc. La misión del centro es procurar que el alumnado asimile ese conocimiento.
Currículum excesivamente estructurado: favorece la configuración de una organización escolar muy poco flexible.
Posición dominante del profesorado y de los libros de texto. El profesorado y los libros de texto ocupan una posición dominante en tanto fuentes de conocimiento.
El alumnado como recipiente de conocimientos. En este sentido la cooperación e incluso la comunicación o la iniciativa se considera disfuncional
El conocimiento impartido es de carácter estático: No da lugar al debate o la discusión, no se estimula entre el alumnado contribuciones personales o críticas.
Énfasis en los valores de disciplina, diligencia y sentido del orden: estos son los valores predominantes
En este sentido, se reclama, de forma generalizada, una adecuación de los centros educativos a esta sociedad en transformación. En la cultura organizativa estática se considera que el conocimiento adquirido es útil por transmitir al alumnado soluciones a problemas, pero es poco significativo, en tanto en cuanto, no estimula las iniciativas personales (ni de maestros ni de alumnos).
 
Precisamos organizaciones flexibles y versátiles que promuevan el aprendizaje activo y profundo, mediante el desarrollo de habilidades, destrezas y conocimientos útiles para la vida.

Published by

Déborah Martín Rodríguez

Déborah Martín R. lleva más de 25 años implementando metodologías activas en diferentes organizaciones tanto en formación presencial como en formación online. Es experta en diseño de instrucción, pedagogía activa y herramientas digitales para el desarrollo de las competencias. Ha sido profesora de varias Universidades Iberoamericanas y sus clientes están repartidos por todo el mundo.

Leave a Reply